viernes, 7 de septiembre de 2018

Carmen, Sagrario, Aurora, Gregoria y Agapito



de izqda. a drcha: Carmen García Pino, Sagrario Urréjola Calderón, Aurora Urréjola Luguera, Gregoria Sánchez Díaz y Agapito Cayuso Díaz (foto del calendario de Alfoz de lloredo 2008).

Carmen García Pino (n. 2 nov 1913 Oreña, m. 26 ago 1994 Valdecilla).
Soltera, residente en Perelada.


Era hija de Francisco García Ruiz (n. 1875 Oreña, m.) y Luisa Pino González (n. 1881 Oreña, m.).

Hermanos: David (1911-1911) y Evangelina (1912-).

Era nieta paterna de José García Rodríguez (n. 1833 Oreña, m. 21 dic 1883 Oreña) y María del Carmen Ruiz González (n. 18 sep 1843 Padruno, m. 7 sep 1885 Oreña).

Era nieta materna de Antonio Pino Pino (n. 1852 Cóbreces, m. 5 mar 1927 Oreña) y Marcelina González García (n. 26 abr 1861 Torriente, m. 30 mar 1926 Oreña).


Raíces: 

Su madre Luisa, era hermana de Jesús (1898-1933) padre de Manuel Pino Girón (1932) casado con Margarita Noriega Sánchez (1933) hija de Bernarda Sánchez Gutiérrez (1904-1972) (prima carnal de mi madre Leonor)


Anecdotario: 

Carmen "la del cura", en su casa se quedaba D. David Ruiz Rabre, párroco de Oreña.



Sagrario Urréjola Calderón 

(Véase: 

José Seco (el 7) y Ascension García 


Baldomero Urréjola y Josefa Calderón 


Isidoro Seco y Eusebia Piñera.



Aurora Urréjola Luguera 

(Véase: 

Juan Pérez y Amparo Fernández  


Baldomero Urréjola y Josefa Calderón. 




Agapito Cayuso Díaz (n. 1882 Novales, m. 22 feb 1952 Oreña) y Gregoria Sánchez Díaz (n. 9 may 1878 Oreña, m. 2 nov 1957 Oreña), casados el 26 de mayo de 1909 en la Iglesia Parroquial San Pedro Apóstol de Oreña.

Sus hijos:
Clementina (n. 1910 Oreña, m. 5 mar 1989 Oreña); Agapito (n. 15 mar 1914 Oreña, m. 17 dic 1998 Sierrallana); y Eva (n.Oreña, m.31 ago 2017 Oreña).  

Labradores y residencia en Perelada.



Agapito era hijo de José Cayuso Bustamante (n. 28 abr 1854 Perelada, m.) y Dorotea Díaz Sarabia (n. Novales, m.).

Sus hermanos: Antonia (n.1889 Novales, m.).
Hermanos de 2ªs nupcias de Agapito con Apolonia Pérez González: Tomás (1893-1963), Adelaida Camila (1895-1977), Ginés Adriano (1896-), Juan José (1898) y Antonio (1900-1903).

Era nieto paterno de Francisco Miguel Cayuso Arce (n. 28 may 1826 Oreña, m.) y Lucía Bustamante Noriega (n. 1798 Oreña, m. 27 mar 1862 Perelada).

Era nieto materno de


Gregoria era hija de Estanislao Sánchez Pelayo (n. 7 may 1848 Torriente, m. 10 may 1924 Oreña) y Francisco Díaz González (n. 5 ago 1842 Oreña, m. 8 feb 1931 Oreña).

Sus hermanos: Antonio Pascual (1874-), Josefa (1879-1885), Cayetano (1881-1967) y  Patrocinio Bibiana (1884-1908).

Era nieta paterna de Faustino Sánchez González (b. 2 feb 1820 iglesia parroquial San Pedro Apóstol de Oreña, m.) e Isabel Pelayo Corvera (n. Oreña, m.).

Era nieta materna de Antonio Díaz Ruiz (n. 1814 Puente Avíos, m. 27 ene 1889 Oreña) y Josefa González Sánchez (n. 1 may 1820 Caborredondo, m. 27 feb 1905 Oreña).


Raíces:
José Cayuso Pérez (1928-2011) casado con María Jesús Gutiérrez González hija de mi primo carnal Andrés Gutiérrez Rodríguez (1912-1980) era hijo Tomás, su hermano de padre.



Artemio Rodríguez Díaz y Tadea Fernández Urréjola





Artemio Rodríguez Díaz (n. 1904 Valle de Cabuérniga, m. 17 abr 1975 Torrelavega) y Tadea Fernández Urréjola (n.1905 Oreña, m. 7 ago 1959 Oreña), casados el 18 de febrero de 1928 en la Iglesia Parroquial San Pedro Apóstol de Oreña.

Sus hijos:
Alfredo Servando (16 sep 1929 Perelada, m.), Iluminada (n. 11 ene 1932 Oreña, m. 27 abr 1993), Nuria Candelaria (n. 13 jul 1934 Oreña, m. 5 ene 2006 Oreña), Tomás (22 feb 1936 Oreña), Andrés (n.12 ago 1938 Oreña) y Leandro (n. 2 feb 1945 Oreña).

Obrero mixto de la mina de Reocín y residencia en Caborredondo.



Artemio era hijo de Servando Rodríguez Díaz (n. Valle de Cabuérniga) y Leonor Díaz Gómez (n. Carmona).


Tadea era hija de Andrés Fernández Revilla (n.29 nov 1880 Perelada, m. 9 feb 1951) y Aurora Urréjola Luguera (n. 13 abr 1881 Oreña, m. 26 jul 1959 Oreña).

Sus hermanos: Salustiano (n. 1907, m. 19 jun 1976 Santander), Daniel (n. 1908 Oreña, m.), Victor (n. 1911, m. 29 sep 1911 Oreña) y Amparo (n. 4 abr 1915 Oreña, m. 14 mar 1996 Oreña).

Era nieta paterna de Salustiano Fernández Fernández (n. 1852 Oreña, m. 28 oct 1881 Oreña) y Magdalena Revilla Vilde (n. 1853 Oreña, m. 7 mar 1932 Oreña).

Era nieta materna de Esteban Urréjola Vidiola (n. 1842 Ochandiano Vizcaya, m. 14 ene 1917 Oreña) y Petra Luguera Valdés (n. 1845 Oreña, m. 12 may 1911 Oreña).


Raíces:
Petra la abuela materna de Tadea era nieta materna de Francisco Valdés Nicolas (1782-1845) abuelo paterno de Bernardino Valdés Abad (1856-1931) casado con Pilar Posada Iglesias (1852-) hermana de mi abuela paterna Josefa.


Anecdotario:


Otros familiares en este blog:


jueves, 6 de septiembre de 2018

Juan Escalona Gómez y Nieves Cianca Fernández




Juan Escalona Gómez (n. 1906 Oreña, m. 20 abr 1968 Oreña) y Nieves Cianca Fernández (n.1902 Oreña, m.23 mar 1991 Oreña), casados el 17 de septiembre de 1931 en la Iglesia Parroquial San Pedro Apóstol de Oreña.

Sus hijos:
Gerardo (1931), Olegario Florencio (1933), Jesús (1934), Luzdivina (1936-2009), Sofía (1938), Ángel (1941) y Teodoro (1944).

Obrero mixto de SNIACE y residencia en Caborredondo.



Juan era hijo de Severo Escalona Escalona (n. 1869 Logroño, m. 29 sep 1955 Oreña) y Sofía Gómez Pardo (n. 1869 Santander, m. 8 feb 1946 Oreña).

Sus hermanos: Cándida (n. 1899 Oreña, m.), Gerardo (n. 1903 Oreña, m. 5 may 1929 Caborredondo), Ana (n. 1906 Oreña, m. 19 jun 1930 Caborredondo) y Manuel (n. 1910, m. 26 nov 1912 Oreña).

Era nieto paterno de Miguel Escalona () y Ana Escalona (n. Vergara Logroño).



Nieves era hija de Teodoro Cianca Pino (n.1867 Toñanes, m. 8 may 1942 Oreña) y Manuela Fernández Fernández (n. 1869 Oreña, m. 8 mar 1938 Oreña).

Sus hermanos: Benigno (n.1896, m. 9 nov 1897 Oreña), Benedicta (n. 1897 Oreña, m. 9 abr 1986 Oreña), Manuel (n. 1904, m. 18 dic 1964 Santander) y Agustina Mariana (n.1912, m. 19 may 1980 Oreña).

Era nieta paterna de Bernardo Cianca Pino (n. 1828 Cóbreces, m. 21 ene 1908 Toñanes) y Francisca Pino Sánchez (n. Toñanes, m.).

Era nieta materna de Juan Fernández Cuevas (n.1827 Igollo de Camargo, m. 1 feb 1899 Oreña) y Agustina Fernández Calderón (n. 1831 Oreña, m. 13 mar 1899 Oreña).


Raíces:
Francisco López Escalante (1959), nieto materno de Benedicta, hermana de Nieves, está casado con María Josefa Llaca Martínez (1959) nieta materna de Leopoldo Martínez Quevedo (1886-1960) padre de mi tía política Emilia Martínez Prado (1915-2008).


Anecdotario:






miércoles, 22 de agosto de 2018

Conmemoración 100 años de bolos en Oreña



      Iniciamos esta entrada con el cartel anunciador de los actos conmemorativos a celebrar el próximo 1 y 2 de septiembre en la bolera de  Viallán de Ángel Gutiérrez Gutiérrez (1942).

      Bolera colindante con el "corro de bolos" propiedad de Francisco González Ruiz (1880-1940) donde se hizo la famosa foto de 1918 (hoy aparcamiento del Hotel Puerto Calderón).
     
      Son las Peñas: P.B. Calderón de Oreña (1968)  y C.D.E. Grua de Piedra de Santander  (2012) (mi Peña) las organizadoras del evento, con la colaboración de La Junta Vecinal de Oreña,  blog "Raíces y recuerdos de Oreña" y particulares de Viallán.

      ¡¡Orgullosos de conmemorar nuestros 100 años de bolos!!


      Súmate a la celebración y participa en las actividades que se han programado en la bolera de Viallán  entre el 1 de septiembre de 2018 y el 2 de septiembre de 2018.

      
      Apúntate en el 619 88 97 89 (Ángel)

(continuará...)

viernes, 13 de julio de 2018

Pedro Sánchez de Tagle: Pérez de Bustamante


Pedro Sánchez de Tagle: Pérez de Bustamante

Pedro Sánchez de Tagle: Pérez de Bustamante (b. 7 jul 1660 Iglesia Colegial de Santa Juliana, m. 1723 México) y Luisa Sánchez de Tagle: Dávila (n. México, m. 19 nov 1728 Coyoacán). 

Casados en México.

Sus hijos: María Manuela (), María Antonia () y Luisa María ().

Marqueses y residencia en México.



Pedro era hijo de Andrés Sánchez de Tagle: de la Rasa (b. 24 nov 1633 Iglesia Colegial de Santa Juliana, m.) y María Pérez Bustamante: Pérez del Castro (b.4 ene 1660 Iglesia Colegial de Santa Juliana, m.).

Sus hermanos: Andrés (1664- ), Luisa (), Luis Antonio () y Ana María ().

Era nieto paterno de Andrés Sánchez de Tagle: Ruiz de Igareda (n., m.22 feb 1661 Santillana del Mar) y Juliana de la Rasa: de Barreda (n. 2 abr 1598 Queveda, m.).

Era nieto materno de Pedro Pérez de Bustamante () y María Pérez del Castro ().


Luisa era hija de Luis Sánchez de Tagle: de la Rasa (b. 1642 Iglesia Colegial de Santa Juliana, m. 3 jul 1710) y Damiana Dávila: Rojas ().

Sus hermanos:

Era nieta paterna de Andrés Sánchez de Tagle: Ruiz de Igareda (n., m.22 feb 1661 Santillana del Mar) y Juliana de la Rasa: de Barreda (n. 2 abr 1598 Queveda, m.).

Era nieta materna de Jerónimo Dávila () y María de Rojas ().



Raíces: 

Andrés, el padre de Pedro, era hermano de Luis (I Marques de Altamira), padre de Luisa.



Anecdotario:

(Apuntes de  “Notas sobre la vida de Pedro Sánchez de Tagle” por R. Goyas Mejías)

“El comercio de la plata y el control de su amonedación, aunado al dominio que ejercieron sobre el Consulado de Comerciantes de la ciudad de México, fue precisamente lo que convirtió a Luis y a Pedro Sánchez de Tagle en los mercaderes novohispanos más prestigiosos de su época. No es fortuita por tanto, la influencia que ambos tuvieron sobre los sucesivos virreyes en las décadas que van de 1680 a 1710.”

“En 1700, gracias a la riqueza y apoyo de su tío, Pedro Sánchez de Tagle logró que lo nombraran prior del Real Consulado de Comerciantes de la ciudad de México. Cargo que ocupó hasta 1703.”

“A diferencia de Luis Sánchez de Tagle, a quien no le interesó invertir en otros negocios que no fuesen los relacionados al comercio, su banco de plata y la acuñación de moneda, Pedro Sánchez de Tagle incursionó en la compra de grandes extensiones de tierra”.

Pedro Sánchez de Tagle continuó consolidando su riqueza hasta 1723, año de su muerte. Es probable que nunca haya tenido tiempo de recorrer las enormes extensiones de tierras compradas en las diversas provincias de la Nueva España”.

“En vida logró acumular los nombramientos de caballero de la  orden de Calatrava, maestre de campo, gentil hombre de boca de S. M. y segundo marqués de Altamira. Era además gobernador, justicia mayor y administrador del marquesado del Valle y regidor perpetuo de la ciudad de México.”



Otros familiares en este blog:




miércoles, 11 de julio de 2018

I Marqueses de Torre Tagle


José de Tagle (Bracho): Pérez de la Riva

Rosa Juliana Sánchez de Tagle: Hidalgo



José de Tagle Bracho: Pérez de la Riva (n. 9 abr 1684 Ruiloba, m. 4 ago 1740 Lima) y Rosa Juliana Sánchez de Tagle: Hidalgo (n. 1687 S. Jerónimo de Layan (Perú), m. 11 nov. 1761 Lima), casados el 13 de noviembre de 1707 en la Catedral de Lima.

Sus hijos: Tadeo (1709- ), Ramón (), Josefa (), Serafina (1713- ), Francisco (1714- ), José (), Águeda (), Rosa (), Pedro (), Juan Antonio (), María Antonia () y Pedro ().

Marqueses  y residencia en Lima.




José era hijo de Domingo de Tagle: Bracho (b. 8 ene 1654 Ruiloba, m. 1704 Ruiloba) y María Pérez de la Riva (b. 24 mar 1655 Comillas, m.).

Sus hermanos: Juliana (1694- ), María Antonia Catalina (), Josefa (), Domingo Antonio (), María Teresa (), Francisco (1689-1756), Escolástica () y Ángela (1680).

Era nieto paterno de Antonio de Tagle: González (b. 17 ene 1605 Ruiloba, m. 1675 Ruiloba) y Catalina Bracho de la Sierra (b. 17 ene 1610 Ruiseñada, m.).

Era nieto materno de Toribio Pérez Ruiz y Juliana de la Riva del Pumar (b.15 oct 1624 Comillas, m.).


Rosa Juliana  era hija de Francisco Sánchez de Tagle: Castro Velarde (n. 26 abr 1646 Santillana del Mar, m.) y María Josefa Hidalgo Velázquez (b. 26 nov 1655 Huaura Perú.

Sus hermanos:

Era nieta paterna de

Era nieta materna de Blas Hidalgo Sánchez (n. Correpoco) y Águeda Velázquez Gómez (n. Fresneda de Cabuérniga).


Raíces:

Rosa Juliana es parienta del obispo de Michoacán México.


Anecdotario:

Regidor de Ruiloba y Gobernador en Lima
Dice Escagedo: de esta familia desciende don José Bernardo Taglebr: Portocarrero, IV marqués de Torre Tagle y primer y heroico presidente del Perú.
Tadeo, hijo legítimo de José, se casó con María Josefa de Isásaga y Vázquez de Acuña (b. 9 oct 1723 Piasco, m.) tuvieron a José Manuel (n. 2 jun 1744, m.) que casó con María Josefa de Portocarrero y Zamudio (n. 21 sep 1741, m.) y tuvieron a José Bernardo de Tagle (Bracho): de Portocarrero (n. 21 mar 1779 Lima, m. 26 sep 1825 Callao, Perú) Presidente de la República del Perú 1823-1824.

Otros familiares en este blog:




lunes, 9 de julio de 2018

Primer Conde de Casa Tagle de Trasierra




Juan Antonio de Tagle Bracho: de la Pascua (b. 4 jun 1685 Cigüenza, m. 28 mar 1750 Lima) 

Militar y residencia en la ciudad de Lima.


 

Juan Antonio era hijo de Antonio de Tagle Bracho: Gutiérrez de Allende (b 17 may 1665 Cóbreces, m. 1730) y Marta de la Pascua: Sánchez Calderón (b. 8 sep 1659 Cigüenza, m. 1745).

Sus hermanos: Simón (1682-1764), Íñigo (-1740), Francisco (), María Rosa (-1765), Josefa (-1772) y Marta (-1781).

Era nieto paterno de Antonio de Tagle: Bracho (b. 30 oct 1639 Ruiloba, m.) y Marta Gutiérrez de Allende: Gutiérrez de Cossío (b. 2 mar 1640, m. antes 13 abr 1710).

Era nieto materno de Juan de la Pascua: Sánchez de Pando (b. 10 ago 1627 Cigüenza, m.) y María Sánchez (Calderón): González de Oreña (b. 24 jun 1625 Ubiarco, m.).  


Raíces:

Antonio, el abuelo paterno de Juan Antonio,  era hermano de Domingo padre de Jose
I Marqués de Torre Tagle. (continuará) 


Anecdotario:

En el lienzo de la pared del lado norte del crucero (iglesia de Cigüenza)  campea un gran cuadro del fundador don Juan Antonio Tagle (Bracho): de la Pascua Sánchez Calderón, Prior del Consulado de Lima y Primer Conde de Casa Tagle de Trasierra.

Don Juan Antonio hizo su fortuna en América, donde llegó a ser: Sargento Mayor, Prior del Consulado de Lima, caballero de Calatrava, Primer Conde de Casa Tagle de Trasierra y Fundador de la iglesia nueva de Cigüenza.

Es él quien concibió la idea y desembolsó las cantidades principales (50.000 pesos) para la nueva iglesia parroquial de Cigüenza. Real Valle de Alfoz de Lloredo.

Es copia de la iglesia capuchinas de Lima, agrandada, dirigió la obra de su construcción    don Francisco, su légítimo hermano y  cura en  Toñanes y consentida por el Venerable Cabildo de Santillana.

La vista más típica es la que se obtiene desde la carretera que baja a Novales.Todo es monumental, sobre todo las dos torres, acerca de las cuales corre la leyenda de que los constructores pretendían que llegasen a dar vistas al mar, más, aun cuando tienen base para bastante más altura, todavía habían de quedar muy a la zaga de la elevación de las montañas que las separan de la costa.

14 años  tardaron en su construcción.

(fuente: Fray María Patricio Guerin, O.C.S.O.)  


Otros familiares en este blog:



sábado, 7 de julio de 2018

El primer marqués de Altamira




“El Sr. Maestre de campo don Luis Sánchez de Tagle, caballero del ávito de Alcántara, Vizconde de Tagle y primer Marqués de Altamira. Felipe V le hizo merced de estos títulos por haberle donado diecinueve millones y medio de reales a más de otros  plecaros hechos”



Luis Sánchez de Tagle: de la Rasa (n. 1642 Santillana del Mar, m. 3 jul 1710) y Damiana Dávila Rojas (n., m.), casados 1661 México.

Sus hijos: Luisa (-1728 Coyoacán) y dos más sin descendencia.

Militar  y residencia en México.



Luis era hijo de Anselmo Andrés Sánchez de Tagle: Ruiz de Igareda (n., m. 22 feb 1661 Santillana del Mar) y Juliana de la Rasa: de Barreda (n. 2 abr 1598 Queveda, m.).

Sus hermanos: Andrés (b. 24 nov 1663 Santillana del Mar, m.) y Ana (n. 30 en 1663 Santillana del Mar, m.).

Era nieto paterno  de Jorge Sánchez de Tagle: del Cueto (n., m.) y María Ruiz de Igareda (n., m.).


Damiana era hija de Jerónimo Dávila  y María Rojas.



Raíces:

Luis era hermano de Andrés padre del obispo de Michoacán Pedro Anselmo, por tanto , era su tío carnal.



Anecdotario:

Retrato pintado en tamaño natural 23 de diciembre de 1704.

Partió muy joven  hacia Nueva España y se instaló en la ciudad de México. Fue maestre de campo, dueño de un banco de plata y presidente de la Audiencia de México.

En 1686 era Prior del Consulado de aquella ciudad y fue nombrado “Capitán de Infantería de toda la gente al haberse conmovido y sublevado la plebe de la Ciudad el 8 de junio de aquel año, habiendo obrado con la atención y fuerza de no haber permitido recibiesen pagas de la Real Hacienda ni Oficiales ni Soldados supliéndolas de su caudal a los que por sus cortos medios, se hallaban necesitados”.

“No olvidó tampoco don Luis en su generosidad a la Patria Chica que le vio nacer, y cuantas veces tuvo ocasión la favoreció con verdadera largueza. Fundó una escuela para Maestro de Primera Enseñanza, hoy desaparecida, y a la Colegiata, donde fue bautizado y cuyo Cabildo le llamó su bien-hechor, le hizo importantes donaciones de alhajas de plata y dinero, y de “otra de más de ocho mil pesos de Valor”, que debe de ser el magnífico y espléndido frontal de plata repujada del Altar Mayor (que se colocó donde está  en 1686) labrado a martillo en México, y esculpida en medio la imagen de Santa Juliana, patrona de Santillana, muy venerada desde el siglo VI. También regaló un Santo Cristo de marfil con cruz de ébano y cantoneras de plata “procedente de la Gran China”. (Altamira 1952 2-3 por José María Pérez Ortiz).




jueves, 5 de julio de 2018

Obispo de Michoacán México



“Retrato del Ilmo.Sr. Dr. D. Pedro Anselmo Sánchez de Tagle, oriundo de la Villa de Santillana en las montañas de Burgos, y de la Nobilísima casa del Señor Marqueses de Altamira, Colegial mayor en el de San Bartolomé de Salamanca, dos veces diputado por aquella Universidad por su Colegio,  Fiscal e Inquisidor de México por tiempo de 22 años,  Dignísimo Obispo de la Santa Iglesia de Durango y actual de la de Villa de Michoacán,  e Insigne Fundador de este real y Pontificio Colegio cuya magnífica Fabrica se concluyó en el de 1770”.



Pedro Anselmo Sánchez de Tagle: de Valdivieso (n. 20 abr 1694 Santillana del Mar, m. 27 may 1772 Michoacán) 


Pedro Anselmo era hijo de Andrés Sánchez de Tagle: Pérez de Bustamante (n. 21 abr 1664 Santillana, m.) y Josefa de Valdivieso: de Mier (n. 7 feb 1664 Santillana, m.).

Sus hermanos: Andrés José (1692-1740), Josefa Catalina (1695-), Luis Francisco Manuel (1697-), Luis Antonio (1698-), Francisco (1699-), Luis Antonio (1701-) y Tomás (1703-).

Era nieto paterno de Andrés Sánchez de Tagle: de la Rasa (b 24 nov 1633 Santillana, m.) y María Pérez Bustamante: Pérez del Castro (b. 4 ene 1660 Santillana, m.).

Era nieto materno de Andrés de Valdivieso: Barreda Yebra (b. 27 nov 1628 Santillana, m. 1718) y Catalina de Mier: Barreda Ceballos (b. 15 oct 1641 Santillana, m.).



Raíces:

Mi bisabuela paterna Plácida Sáncheztg: Martínez, de Barcenaciones,  era nieta de Francisco Sáncheztg: Celis (n. 17 ene 1770 Viveda), pariente del obispo.



Anecdotario:

“En el año de 1746, le presentó S. M. para el Obispado de Durango en la Nueva España. En esta Diócesis llena de desiertos, y de caminos, casi nunca hollados de otros Prelados, ejercitó su Pastoral ministerio con infatigable celo, de que podemos deponer, por haber visto en el Consejo de Indias, con mucha edificación nuestra, las visitas de este Prelado, que dejando cultivado aquel inculto terreno, fue promovido en el año de 1758 a el Obispado de Mechoacán o Nuevo Valladolid, en el mismo Reyno de Nueva España.” (José Rojas y Contreras. Año 1768 Madrid)

 El retrato existe en el Seminario de Morelia, Michoacán de Ocampo, México.

Episcopologio Diócesis de Michoacán: 26.- Pedro Anselmo Sánchez de Tagle (26 setiembre 1757- 27 mayo 1772).



Otros familiares en este blog:

El primer marqués de Altamira

Pedro Sánchez de Tagle: Pérez de Bustamante




domingo, 18 de marzo de 2018

José Urréjola Calderón y Mariana Usamentiaga Díaz





José Urréjola Calderón (n. 1896 Oreña, m. sep 1964 San Fernando (Cádiz)) y Mariana Usamentiaga Díaz (n. 1900, Oreña, m. 1977 San Fernando (Cádiz)), casados el 12 de junio de 1922 en la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol de Oreña.

Sus hijos: Josefina (n. 24 mar 1923 Oreña, m. 8 mar 2018 Jerez de la Frontera), Valentín (n. 6 may 1924 Oreña, m. 1924 Oreña), Guadalupe (n. 1926 Oreña, m. 26 feb 1932 Oreña), Gloria Ascensión (n. 26 may 1927 Caborredondo, m. 25 may 2015 Mahón (Menorca)), Daniela (n. 8 jul 1928 Caborredondo, m. 2015 Madrid), Natividad (n. 24 dic 1935 Filipinas,), Maruchi (n.  24 dic 1935 Filipinas) y Carmina (n. mar 1944 Filipinas, m. 2004 San Fernando (Cádiz) ).

Del comercio y residencia en San Fernando (Cádiz).




José era hijo de Baldomero Urréjola Luguera (b. 27 feb 1871 Oreña, m. 17 feb 1954 Oreña) y Josefa Calderón Sánchez (n. 20 may 1874 Caborredondo, m. 22 ene 1969 Comillas).

Sus hermanos: Baldomero (n. 3 mar 1900 Oreña, m.), Octavio (n. 8 oct 1901 Oreña, m. 9 jun 1902 Oreña), Gervasio (n. 11 abr 1904 Oreña, m. 29 jun 1987 San Fernando (Cádiz)), Sagrario (n. 4 nov 1905 Oreña, m. 17 abr 1995 Oreña), Gloria (n. 26 mar 1910 Oreña, m. 18 oct 2011 Torrelavega) y Adela (n., m. 5 ene 1910 Oreña).

Era nieto paterno de Esteban Urréjola Vidiola (n. 1840 Ochandiano Vizcaya, m. 14 ene 1927 Oreña) y Petra Luguera Valdés (n. 1845 Oreña, m. 12 may 1911 Oreña).

Era nieto materno de José Calderón Oreña (n. 6 feb 1820 Perelada, m. 8 dic 1904 Perelada) y Tomasa Sánchez Fernández (n. 28 jun 1837 Caborredondo, m. 7 nov 1926 Oreña).


Mariana era hija de Valentín Usamentiaga García (n. 1860 Oreña, m. 22 abr 1927 Caborredondo) y Guadalupe Díaz Fernández (n. 1861 Oreña, m. 13 feb 1930 Caborredondo).

Sus hermanos: Manuel (n. 1884 Oreña, m. 30 sep 1939 Oreña), Doroteo Florentino (n. 28 mar 1888 Caborredondo, m. 1935 Cádiz), Marina (n. 27 jul 1889 Caborredondo, m.),  Daniela Rosario (n. 31 mar 1894 Caborredondo, m.) y María del Carmen (n. 1902 Cádiz, m. 4 sep 1979 Oreña).

Era nieta paterna de José Usamentiaga Fernández (n. 1825 San Martín de Quevedo (Valle de Iguña), m.) y María Ana García Izquierdo (n. 1818 Oreña, m. 17 mar 1877 Caborredondo).

Era nieta materna de Manuel Díaz Arroyo (n. 1833 Puente Avíos, m. 15 ago 1881 Oreña) y María Fernández Calderón (n. 1818 Oreña, m. 6 feb 1895 Caborredondo).



Raíces: Su hija Josefina, casada con Manuel Ventista Cayuso (1917-), hijo de Josefa Cayuso González (1891-1959), hermana de mi tía política Adela (1886-1966).



Anecdotario: 

(José Antonio Cardona Urréjola, nieto materno de José y Mariana es quien ha ayudado en la busca de muchos de los datos anteriores y elaborado este anecdotario. Mi agradecimiento por su colaboración).

"La foto de la portada es en Filipinas, están mis abuelos con sus hijas: en el centro Daniela, nacida en Oreña y a los lados Natividad y Maruchi (gemelas), nacidas en Filipinas.

Mi abuelo se fue solo a Filipinas en el año 1934, en el 35 vino a Oreña a buscar a mi abuela y mi abuela regresó de Filipinas con mis tías en el año 1947 y mi abuelo se quedó un año más. Es decir, que mi abuela estuvo 12 años y mi abuelo 14 años.

Mi abuelo era el encargado allí de plantaciones de tabaco de Tabacalera Española.
Josefina y mi madre Gloria  son las que nunca fueron a Filipinas, se quedaron con mi bisabuela “La Chata” hasta que volvieron.

Al regresar de Filipinas se trasladaron a San Fernando y mi abuelo montó un bar que se llamaba “el submarino” y una mercería en el mismo edificio donde ellos vivían. Mi abuelo era un comerciante nato.


También te envío una foto de mi abuelo en Egipto, cuando  regresó a España, de vuelta de Filipinas al avión se le estropeó un motor y tuvieron que hacer escala en Egipto para repararlo, de hecho parte de la gente que está en la foto eran los que formaban la tripulación del avión."




Otros familiares en este blog:

Padres de José:


Hermanos de José:


Padres de Mariana


Hermanos de Mariana:





viernes, 23 de febrero de 2018

Apuntes históricos del Pueblo de Oreña 1973




Apuntes históricos del pueblo de Oreña (1973)


PRÓLOGO
En el año 1966, escribía yo el libro OREÑA PUEBLO CON MIL AÑOS, y para ello me basaba en la ermita de San Bartolomé del Barrio de Caborredondo, pues según la tradición en este pueblo data del siglo nueve y hay cosas que dan fe pues el Castillo de Perelada de los Marqueses de Quintana que el que escribe estas líneas conoció las ruinas, nos hacían comprender que era milenario, no así los Palacios que ya algunos decían que habían sido construidos en el año 1700, y otra de las construcciones que también lo demuestran es el hoy campanario, (Antiguo faro) pues es tradición en este pueblo que la Iglesia se acopló al Faro muchos años después, pues la Iglesia sufrió un incendio en el año 1500 y fue reconstruida; esto o esta reconstrucción apareció el año, grabado en el interior de la misma y cuatrocientos y pico años después, volvió a ser reformada.
1. EL ESCUDO DE OREÑA
Hace unos treinta años hubo una competición deportiva en este pueblo de Oreña que consistió en un Torneo de Fútbol entre los pueblos vecinos y entonces el equipo representativo de Oreña era el CLUB DEPORTIVO CALDERÓN, y yo recuerdo que presidió los encuentros un banderín en el que aparecía el escudo de Oreña que no recuerdo entre quienes se acordó aquel Escudo, llevaba el Puerto de Calderón el faro de la Iglesia con ella acoplada pero no estoy seguro si llevaba las dos Calderas símbolo de la estirpe de los Calderones que es esta vieja y famosa familia lo más representativo de este Pueblo, yo he reproducido este Escudo que es la portada de la historia de Oreña y que lo escribo y se lo entrego a la Junta Administrativa del Pueblo de Oreña para que las juventudes venideras sepan algo de donde vienen pidiéndole a la Presidencia de esta Junta que no ocurra como sucedió en el famoso Archivo que tuvo este pueblo y que por negligencia de un Presidente de la Junta desapareció; no dudó de que sacarle al exterior para que se ventease y quitarle la humedad era con la mejor intención pero al cambiar el tiempo de golpe y barrerle del cerco de la Iglesia que era donde estaba aireándose salió por el aire mojado y a merced del viento, pero cuando cesó la tempestad se pudo recoger aun mojado pues el papel de aquellos tiempos era Pergamino y no se estropeaba fácilmente, pues me decía una personalidad intelectual hace poco tiempo lo importantísimo que hubiese sido para hoy el mencionado Archivo y que para abrir el hueco que yo conocí de niño donde se guardaba, para abrirlo tenían que juntarse varias llaves, esto nos dice la importancia que tenía el mencionado Archivo.
En el año 1111, la Reina Doña Urraca dona al Cabildo de Santillana toda su heredad en el Valle de Oreña, según términos antiguos, es decir, desde Peña de Alba por el sabledo de Santa Eulalia de Luaña hasta Peña Carminy el Piélago de Pelambrera.
El 13 de marzo de 1868 Oreña solicita de otra Reina la separación del Ayuntamiento de Santillana y su incorporación al Ayuntamiento de Alfoz de Lloredo.
El día 14 de abril del mismo año el Excmo. Sr. Gobernador Civil de la Provincia, libró un escrito por el que se mandaba reunirse el vecindario de Oreña y se hiciese constar cuántos de ellos estaban de acuerdo con la separación. El Ayuntamiento de Santillana convocó una reunión para el día 22 en la Casa del Concejo de Oreña.
En sesión del Ayuntamiento de Santillana, el día 3 de noviembre de 1869, el Alcalde Mayor D. Manuel González Santiago leyó el oficio del Excmo. Sr. Gobernador Civil, de fecha 15 de octubre y, en él se inserta una Orden del Regente comunicado por el Excmo. Sr. Ministro de la Gobernación para que se ejecutase la segregación del Pueblo de Oreña del de Santillana y se agregara al de Alfoz de Lloredo.
También se había recibido un oficio del Ayuntamiento de Alfoz de Lloredo el 27 de Octubre, los de Alfoz habían nombrado una comisión y los de Santillana la suya, compuesta por el alcalde Síndico y Secretario, entre los firmantes aparecen D. Valeriano del Castillo y D. Benito Oyanguren, éstas autoridades tenían que reunirse el día 8 de Noviembre a las 10 de la mañana en el Pueblo de Oreña.
Y, desde ésta fecha, el Pueblo de Oreña, queda incorporado al Ayuntamiento de Alfoz de Lloredo.
Fueron muchas las barreras que el Ayuntamiento de Santillana le ponía al Pueblo de Oreña, para no separarse, las primeras eran las que el Pueblo de Oreña tenía mala comunicación con Novales, y solo había un sendero de cabras que unía a los dos pueblos, y era en éste donde se encontraba el Ayuntamiento de Alfoz de Lloredo, además la asistencia médica iba a depender del médico de Novales, pero, era tan radical la decisión de aquel Pueblo de separarse, que nombran a un vecino para que se traslade a Madrid pidiendo audiencia  al Regente, el nombramiento recayó en D. Alejandro Sánchez Gómez  (Montoin) (1834-1890)..
Recibido en Palacio con Albarcas, Escarpines, Capa y Montera.
Oreña, este nombre tan discutido por el hecho de que en lengua vasca signifique CIERVO-HERMOSO, pero que también puede derivarse del ORO, aunque aquí nadie recuerde haber encontrado una sola pepita, ni se ha oído nunca a nuestros mayores que alguien les hablase de este precioso metal, no así el hierro y la blenda, de los cuales, el primero se encuentra a flor de tierra y el segundo en las Minas del Pueblo que han sido explotadas durante muchas generaciones.
Si el nombre de Oreña viene de los posibles pescadores vascos, tenemos la seguridad de que no se equivocaron pues es muy corriente cuando las personas forasteras suben a la Iglesia, con motivo de algún entierro o funeral, oír las palabras de siempre:
¡Qué hermoso!
Desde este lugar es de donde mejor se domina con la vista sus extraordinarias mies y montes.
Este Pueblo, sin archivo y pocas leyendas, un rompecabezas para toda persona que llega y pregunta, pues ellos mismos, como nosotros, sacamos algo en claro por sentido común, pero sí que puedo asegurar que es viejísimo, y quiero enumerar todos los detalles que oí a los más viejos, hoy difuntos, agregando las muy pocas leyendas pobres que nos quedan, no sin antes sacar a la luz los hombres que habitaron sus Cavernas. Sabido es que no hay un hueco en las Sierras de Oreña que no estuviese habitado por numerosas Tribus su enorme yacimiento así lo demuestra esta Cueva, situada al final del Barrio de Perelada, lleva por nombre Cueva de Cualventi.
2. LA CUEVA DE CUALVENTI
Esta enorme cueva. Mira al N.O., tiene un portalón de unos dieciocho metros de largo por ocho de fondo, en donde tiene su parte la cueva, la cual, ha sido cerrada, por orden de Bellas Artes y que, para ello logran evitar los abusos que se venían cometiendo en ella; se personó en su yacimiento D. Miguel Ángel García Guinea quien ordenó cerrarla para hacer los reconocimientos propios cuando se pueda, lo cual todos hemos aplaudido.
Esta cueva, como las demás, han sido visitadas por los espeleólogos dependientes de Bellas Artes y en todas vieron las señales dejadas por los hombres prehistóricos que las habitaron, dándose cuenta de su apreciado valor.
Esta cueva de Cualventi, a los cuarenta metros le han hecho un pozo y cuando se cerró, tenía tres de profundidad por otros tres de ancho, que nos da idea de la cantidad de objetos llevados, pues lo mismo el interior como los exteriores en bastante distancia es todo un yacimiento.
En dicho pozo, se sacan las piezas conservadas debido a una especie de grasa en la cual estaban envueltas, esta materia, se debe a que iban arrojando huesos con carne adherida y como la ceniza la depositaban allí mismo, la mezcla creó esta grasa, la cual cuesta mucho quitarla de las manos.
No cabe duda que, ésta cueva de Cualventy tiene un valor extraordinario, pero, para ponerla al descubierto, se necesita mucho dinero ya que para llegar a sus niveles más bajos hay mucho escombro que quitar.
3. LAS JUANCANAS
Camino del Barrio de Torriente y sitio de Hoyos, hay un Castro con varias cuevas, llamado vulgarmente las Juancanas, hay varias cuevas habitadas y otras que, debido a la maleza barda castellana, que no se puede quemar porque no arde, y que, como Cualventi, costaría mucho ponerlas a la luz, pues estas cuevas sus niveles casi las cubren, en una de estas, bien camuflada y por encima de la boca del río de Bárcena se han encontrado pequeños trozos de cuerpos humanos asegurando uno de los expertos del Museo Provincial que son Prehistóricos.
Estas cuevas, lo mismo que todas las del pueblo, tienen a su entrada piedras sueltas y casi enterradas, y se ve claro que las empleaban por la noche para cerrar la puerta.
Pudieran dar algún día una agradable sorpresa, pues el más profano en la materia, se da cuenta de que fue un Castro viviente.
4. LAS CACHIRULAS
Estas cuevas, en el sitio de Cubías, muy cerca del mar también fueron habitadas, pero por el hecho de haber sido empleadas como vivienda en el siglo pasado por una familia del pueblo, no se le da importancia a lo que allí se ha encontrado.
5. SI LAS PIEDRAS HABLARAN
Por el año 1933, se hizo un reparto de parcelas a los vecinos del pueblo de Oreña, en el monte de Cildá, tocándole en suerte una de ellas al vecino de este pueblo Florencio Blanco Iglesias (1903-1982), que al igual que los demás, lo primero que hizo fue cerrarlas y construir una cabaña, hacer estiércol y con ello, hacerlas pradera. Buscaba el sitio más resguardado para construirla y Florencio escogió la orilla de un peñasco, disponiéndose a limpiar la maleza, he aquí que, cuando terminó vio una piedra muy fina y procuró sacarla con mucho cuidado ya que le hacía falta para el suelo del establo que pensaba edificar, más según iba limpiando apareció otra, procurando sacarla con toda precaución para no romperse, estas losas estaban unidas en vertical a la roca, metió el pico Florencio y tiró de una, la cual salió, retirándose para que no le cayese encima, la losa no le tocó, pero no así cinco raposos que, asustados, salieron por encima de él, se trataba de la pareja con tres crías, que le proporcionaron al buen Florencio el mayor susto de su vida.
Ante la sorpresa, Florencio salió corriendo y se encontró la losa, que con otra más, estaba tapando la boca de una cueva, la cual recorrí sin darle importancia, dicha cueva, tenía una corteza de tierra muy a propósito para el prado, la sacó Florencio y entre esta tierra recuerda que había cantidades de huesos y otros objetos de los que no hizo caso, pero comentando esta aventura, cayeron en la cuenta que había sido habitada, pues conservaba el techo ahumado.
¿A dónde habían ido los habitantes de aquella cueva que la dejaron cerrada y nunca volvieron? Si es que fueron al mar a por mariscos, no creo que todos se ahogasen, alguno hubiera vuelto, el caso fue que la dejaron cerrada y que jamás volvieron.
Si esas piedras hablaran  ¿cuántos secretos revelarían?
6. LA GARITA
Voy a dejar la Prehistoria y escribir algo de la Historia de este Pueblo, para empezar por lo que creo más viejo, aunque hay cosas viejísimas en él.
La Garita, nombre tan popular en el Pueblo de Oreña, tengo la seguridad que le preguntan a sus vecinos y todos le indican en dirección a Cildá, pero de estos no hay cuatro que sepan lo que significa.
Hace años, con motivo de un incendio, quedó su suelo bajo y descubrió dos enormes círculos que en su día fueron defensas y en su centro geométrico unos fosos que nos dicen fue fortaleza, del cual no queda una sola piedra, pero después de recorrerlo con tranquilidad y ver los edificios de la ermita de San Roque y lo que hace cientos de años fue la Venta de Cildá, se da cuenta uno de que estos edificios se construyeron con las piedras de la fortaleza.
Varios de los hombres de ciencia que han pisado la Garita, para todos un enigma: ¿Quién construyó aquella fortaleza?, ¿fueron los cántabros, romanos o los visigodos?, esto es muy difícil de pronosticar, es otro de los muchos misterios que guarda el Pueblo de Oreña, lo que sí es cierto es que, su emplazamiento es el sitio más estratégico del Pueblo.
Son muchos kilómetros que desde esta Garita se dominan, a simple vista está San Vicente de la Barquera por el Oeste y Peñacastillo por el Este, también todos los límites de la provincia, siendo así que sus vistas son maravillosas.
No hace mucho tiempo, visitaron esta vieja Fortaleza unos turistas ingleses, acompañados del reverendo Padre Patricio, de la Orden Cisterciense y, un mes más tarde, mandaron lo que parecía la reproducción de la Garita, pero no era así, aquellas fotografías habían sido tomadas en el país de Gales, pues al parecer, allí las hay en las costas y la Historia les dice que se construyeron en defensa de los Vikingos, cuando estos asolaban todo lo que encontraban por las costas de Europa.
7. LA ERMITA DE CILDÁ
En la vieja carretera que desde Novales pasaba por Cildá, se encuentra esta vieja Ermita, con poca historia, no así la Venta, que en su tiempo fue tristemente célebre por un repugnante crimen que allí se cometió.
Habitaba dicha venta una señora que, por el hecho de vivir sola podemos calificarla de las de “Armas Tomar”, entonces era corriente ver los lobos y los osos en aquel monte, pasaban por este camino hombres y mujeres desde Comillas y demás pueblos con dirección a Torrelavega, que como hoy, era el centro comercial más importante de la comarca, una de la que frecuentaba el camino de la Venta era de Cóbreces y tenía amistad con la ventera.
Al pasar cierto día le hizo varias preguntas sonsacándole a la pobre mujer de Cóbreces a lo que iba, se trataba de que esta señora, tenía a su marido en Filipinas y la había mandado una letra, por lo que se desplazaba a Torrelavega a cobrarla. La ventera, tan pronto supo de ello, empezó a premeditar  la forma de pasar el dinero a su poder.
En esta Venta, tenía su paradero un hombre que practicaba la mendicidad y dormía en un rincón apartado, dentro de la Venta, y que vulgarmente era conocido en toda la comarca por el apodo de Calzonoso.
En esto pensó la ventera que tenía la ropa en el rincón donde dormía y sin pensarlo más, se puso la camisa y pantalón de él, salió al camino y la mató seguidamente, se quitó la ropa manchada en sangre y la colocó en el rincón de Calzonoso.
No tuvo problemas la Fuerza Pública para dar con la pista del asesino, las señales de la ropa de Calzonoso, rasgadas en señal de lucha que sostuvieron con grandes manchas de sangre, el criminal estaba localizado, Calzonoso fue detenido y, a pesar de poner pruebas evidentes de donde había pasado el día, de nada le sirvió. Calzonoso fue condenado a lo que llamaban justicia a la última pena, y ahorcado en la Plaza de Torrelavega en presencia de numeroso público.
Unos minutos antes de morir, pronunció estas palabras:
-Muchas he hecho, pero yo no he matado a nadie.
Los años se le volvían días a la Ventera de Cildá, se le había introducido un microbio en su cuerpo que le iba ahogando y se veía morir de pena, pues su conciencia no podía soportar tan enorme peso.
Esta mujer, cuando se vio mal, mandó llamar el sacerdote y unos vecinos, declaró públicamente que Calzonoso había muerto inocente, que quien había matado a la vecina de Cóbreces había sido ella, con las ropas de Calzonoso, sin embargo, la mayor pena de la ventera fue que no encontró el dinero, pero sí el médico, al hacerle  la autopsia, pues lo tenía en el moño.
Este crimen, hace años lo recordaba cierta revista de Torrelavega y, por cierto añadía algo más que en Oreña no se sabía, cuando hace años se trasladaron los restos del cementerio viejo de Torrelavega al actual, la tumba de Calzonoso apareció como si hubiese sido enterrado recientemente, estaba completo e incorrupto.
8. EL CASTILLO DE PERELADA
Toda persona al mencionar este Castillo pensará en la provincia de Gerona, pero no es así, en el Barrio de Perelada del Pueblo de Oreña, hemos tenido hasta hace poco tiempo restos de  lo que fuera propiedad de los Marqueses de Quintana, nadie supo en Oreña a quién perteneció este Castillo, pero la casualidad puso en mis manos un libro editado por el año 1890 en Matanzas (Cuba), la fecha se la arrancó algún lector desaprensivo y de este libro copio lo siguiente:
¿Quién que haya vivido en el pueblo de Oreña no conoció el vetusto Castillo Feudal de los Marqueses en Perelada?
Estas ruinas existen como memoria permanente para las generaciones venideras, y en cuyo Castillo vio morir a Don Vicente Quintana, el autor de esta narración histórica.
Voy a sacar a la luz a este autor que sobre el año 1870 llegó con su padre siendo muy niño o nació en Oreña, su padre era el Maestro Municipal de este pueblo y según escribe su hijo, las pasaban muy estrechas, estando supeditados a una tía de su madre viuda de un militar de alta graduación que los socorría.
El autor de estos datos, a los 10 años era el capitán de los niños traviesos de Oreña y escogió como peón de su confianza a un niño bonachón llamado Nelo, que le robaba la torta y los torreznos de su hermana Teresona, para quitar el hambre a su capitán.
En este niño travieso, inteligente y precoz, apodado Satanás, se fijó enseguida el cura del pueblo, nombrándole su monaguillo a la vez que le enseñaba solfeo.
Este niño, en su ida y venida a la Iglesia, tenía que pasar por la Ermita de San Roque, la cual siempre estaba cerrada, pero tenía una ventana enrejada por donde los peregrinos al pasar para Covadonga o tal vez Santiago, arrojaban una limosna por la reja. Satanás, estaba acostumbrado a ver perras gordas de cobre, pero nunca había visto una peseta que aquel día veía, pero que estaba lejos en el interior de la Ermita.
Satanás, cuyo verdadero nombre era el de Manuel Salas, no tuvo que romperse la cabeza para ver el modo de hacerse con la peseta. Llamó a su amigo Nelo y le encargó una vara de avellano larga y, cuando la tuvo en la mano le pegó un pedazo de arcilla en la punta; mandó a Nelo ponerse con los brazos y la cabeza contra la pared, y por encima de ésta, subió Satanas con la vara de avellano, la cual introdujo en la Ermita.
He aquí que no llegaba a la peseta, y haciendo un supremo esfuerzo por entre las rejas, estas cedieron y quedó con la cabeza dentro y sin poderla sacar.
Fueron tan grandes los apuros de Satanás que al verse perdido, pues era la hora de la  diligencia, empezó a gritar. Nelo, salió corriendo quedando Satanás colgado por la cabeza, llegando a tal tiempo la diligencia que tuvieron los viajeros que romper una reja para sacarle.
El escándalo fue grande, pero peor fueron los palos que se llevó el pobre de Satanás, y hubiese tenido esto poca importancia si no hubiese llegado a la Capital, donde tenía una tía viuda de un militar, que al enterarse alquiló un coche de caballos y llegó al Pueblo de Oreña para dictar sentencia, la cual consistió, en contra de la voluntad de sus padres en mandarle a Cuba con una carta de recomendación en la maleta.
Fue por el día 25 de mayo de 1875 y en la Ciudad de Santander, salía Manuel Salas con rumbo a Cuba a sus 13 años de edad.
Al llegar a La Habana y desembarcar todo el personal, se quedó solo y empezó a llorar, se acercaron los marineros del barco y al enterarse lo llevaron donde la carta indicaba, pero el señor a quién iba dirigida la carta no conocía a Satanás, no obstante se hizo cargo del niño.
Viajaba a bordo también el nuevo Capitán General de Cuba: General Valmaseda y dos compañías de soldados.
El “Ciudad de Santander”, iba armado de dos cañones, con sus correspondientes artilleros y debido a esto se formó una bronca en el barco entre los soldados de las dos Armas y, el niño que estaba entre ellos se llevó la peor parte, saliendo de la trifulca con sangre por varios sitios del cuerpo.
El General mandó llamar a los revoltosos y fueron arrestados, luego llamó al niño, le hizo muchas preguntas entre ellas como se llamaba, el cual, astuto de verdad le dijo que su nombre era el de Ricardo Quintana Robledo.
Quedó impresionado el General, contestándole que esos apellidos son la auténtica nobleza montañesa, pues el Marqués de Oreña era Quintana y el de Santillana Robledo.
Mucho pensó el General sobre esto, y el resultado fue, un día le daba al niño un duro y al otro una peseta.
Llegaron todos a La Habana, militares, paisanos y ¡Cómo no se va a escribir de nuestra raza…!
Los soldados, cuando dejaron el equipaje en el cuartel, salieron a la calle y tres de ellos alquilaron un coche de caballos, se pasearon por las calles de La Habana sin una perra en el bolsillo y como no pudieron pagar fueron a parar a la cárcel.
Cuál no sería su sorpresa cuando a su llegada a la celda vieron  allí a Satanás.
¿Qué le había ocurrido? Muy sencillo, nada más llegar a la tienda de la recomendación, se asomó a la puerta y vio algo que no esperaba, una mujer negra con una garrota a la cabeza, tanto le llamó la atención a Satanás que la siguió, agarró la garrota para saber lo que llevaba y al ladearse la melaza que contenía cayó sobre la negra y el niño. Aquélla, le denunció a un guardia y fue a la cárcel sin ninguna compasión, en donde le propinaron una salvaje paliza.
Los soldados se preocupaban más del niño que de ellos y cuando llegó un Sargento a sacarles le enseñaron al niño, al mismo tiempo de ponerle en conocimiento de la amistad que tenía el Capitán General con él en el barco.
El Sargento, mandó al niño que le escribiese una nota para el General, la cual entregó y este ordenó traerle, el cual, quedando impresionado de sus heridas por lo que hizo justicia rápida y ejemplar.
El niño tenía su cuerpo ensangrentado de tantos latigazos que le habían propinado aquellos  salvajes,  que pasaron a ocupar la celda que él había dejado.
El General Valmaseda, no llegó nunca a saber la verdadera identidad de aquel niño que en Oreña le llamaban Satanás, pero lo cierto es que le acompañó la suerte enrevesada toda su vida, pues aún valiendo mucho y por causas ajenas pasaban muchos días sin probar bocado y dormía al sereno muchas noches.
Un buen día no había probado alimento alguno y al anochecer se metió debajo de un carro que había en los portales de un gran comercio, y al llegar los obreros por la mañana se lo comunicaron al patrón el cual salió,  mandando entrar al niño y le dio de desayunar, después le preguntó de donde era y al decirle de Santander, con más motivo le atendió, y le dejó con él, pues el dueño de aquel comercio era pasiego con un corazón de oro.
Estuvo contento el niño en aquel comercio del cual era ya su cerebro, y el patrón lo quería como a un hijo, pues este no los tenía.
Ya un muchachote, con diecinueve años, tenía a su cargo el cobro semanal por las casas de los clientes de Matanzas, cosa que hacía los sábados.
Entre estos clientes, se encontraba la viuda de un banquero de setenta años, que ella a pesar de sus protestas no pudo rechazar y que a los tres años murió dicho banquero, quedando en la casa con su fiel criada negra, la cual había sido antes de sus padres.
El muchacho, cuando llegaba cobrar siempre le retenía hasta ser el último en pagar. Le gastaba bromas, y así pasó el tiempo, hasta que un día de carnaval, pasaba Manuel frente a su casa y al formarse un escándalo en la plaza, se refugió en casa de la viuda, la cual, le había visto y abrió la puerta metiéndole en el recibidor, aprovechando el momento que ella deseaba desde hacía tiempo.
Le colmó de invitaciones y le hizo contarle su vida; Manolo al referirle una de las aventuras más dramáticas, emocionó tanto a la viuda que le abrazó llorando de compasión.
Allí estuvo hasta la noche, y al marchar, le entregó un sobre con la consigna de no abrirle hasta que estuviera en el almacén, cosa que así hizo.
Manolo llegó a la habitación donde dormía y lo primero que hizo fue abrir aquel sobre que estuvo a punto de ser su ruina, encontrándose con la sorpresa de lo que traía dentro, pues se trataba de una foto de la viuda y un billete de quinientos, empezó a pensar lo que de él pudiera pensar su patrón si lo viera, lo cual le produjo una alta fiebre que terminó en locura, que con el alboroto que formó, llega el patrón y lo primero que ve fue el dinero y la foto, lo cual enseguida se dio cuenta de lo ocurrido y llamando a los criados, le llevaron al sanatorio, en donde los médicos le dijeron al patrón que no tenía remedio, pues la enfermedad que tenía Manuel era el vómito, para lo cual no había cura.
Manuel, era tan querido en el barrio que,  la noticia se corrió como reguero de pólvora. La viuda mandó llamar a la negra a hacer compra al almacén para enterarse,  y cuando llegó se lo contó a su ama, que lloraba desconsolada. Todos los días preguntaba por Manuel y, la respuesta era la misma, sin esperanzas de vida.
Quitándose el velo del secreto, la viuda rompió por la calle del medio y mandó a la negra que fuese al almacén y le rogara al dueño de su parte si podía pasar por su casa, la negra hizo el recado y el patrón le dijo que al anochecer iba, lo cual cumplió.
Al llegar, le mandó pasar la viuda del banquero y confesándole lo del billete y la foto, pidiéndole ir a verle sin que nadie la viese. El patrón como si adivinase su pensamiento, le dijo:
-Señora, aquí está el coche esperándola, yo voy también al sanatorio.
Eran las once de la noche, cuando llegaron y Manuel solo se sabía que estaba vivo porque respiraba.
El patrón preguntó al sanatorio como había pasado la noche y el día, a lo cual, le contestó que en la misma postura que estaba, y que el médico había dicho que no había remedio.
Al oír esto, la viuda se arrojó sobre él hablándole fuerte y besándole al mismo tiempo. Manuel se movió y arrojó con mucha fuerza un vómito de sangre que bañó al patrón y a la viuda, al tiempo que llamaban al médico, quien al llegar dijo:
-Se ha salvado.
No se equivocó y, es de aquel momento, empezó la mejoría y a los pocos días Manuel estaba de reposo en el almacén.
Manuel no volvió a trabajar más en el almacén pero sí seguiría siendo su casa, pues entre la viuda y el patrón acordaron que Manuel empezaría a estudiar con los gastos a cuenta de la viuda.
Manuel, fue muy pronto Maestro Nacional y se casó con la viuda.
No acabarían aquí las desventuras de éste joven, estando a punto de dar a luz su esposa, cuando daban un paseo, el primo de la viuda hizo unos disparos, resultando muerto el perro, y de la impresión se adelantó el parto, de lo cual murió la que fuera su esposa.
Nada más expirar, Manuel sacó un revólver de la mesita de noche para pegarse un tiro, pero el patrón adivinando su pensamiento se abalanzó sobre él y le detuvo diciendo:
-Todavía te queda mucho en este mundo.
Y le señalaba el niño que había nacido con vida.
Así terminó la historia de aquel niño travieso pero muy inteligente, que empleaba el seudónimo de Ricardo Quintana Robledo, que su nombre real era Manuel Salas y que el pueblo de Oreña lo apodaba Satanás.
9. PUERTO CALDERÓN
Este puerto, orgullo de Oreña y capricho de la Naturaleza, es un marco incomparable de la belleza natural,  rodeado  de misterios, al igual que todo lo que se escriba de este Pueblo, viejo con pocas leyendas y que el visitante ha de hacerse una idea de lo que puede ser esto y aquello.
Así ocurre con Puerto Calderón, ya no quedó nada de lo que fuese el Palacio de los Calderones, estuvo enclavado en lo más céntrico del terreno que rodea el Puerto, y que sus piedras de sillería fueron empleados en la reconstrucción del muy viejo molino de Serranera.
Desde el sitio donde estuvo enclavado el Palacio, mirando hacia el mar, queda a la derecha las minas centenarias o milenarias del Pollo, ricas en blenda y junto al mismo agua, que se cree sea la causa de que no se puedan hoy explotar, allí mismo, hay unas  rocas y en ellas unos restos de argollas que sirvieron para amarrar buques, pero, nadie sabe que barcos cargaban y descargaban. Voy a escribir lo que queda de una pobre leyenda, sobre los habitantes del Palacio. Allá por el año 1300 vivía un matrimonio de apellido Gutiérrez él y España ella. Esta era Doña Teresa, la cual, cierto día se puso en parto y trajo a este mundo un niño al parecer muerto, y las vecinas que la asistían lo depositaron en una caldera.
De pronto, Doña Teresa se sintió muy mal y toda la atención de aquellas mujeres la dedicaron a la enferma, viendo la causa de la gravedad en un nuevo hijo. Cuando prestaban atención a este nuevo niño, salió llorando el de la caldera que había vuelto a la vida. Se le apodó con el calderón y más tarde, así se distinguió terminando por adoptarlo como apellido.
De esta manera, se creó un nuevo apellido, que en realidad era Gutiérrez, de este Calderón descendía y nacía en Oreña D. Alonso Ortiz Calderón, Señor de Oreña y Puerto Calderón, Almirante de la Escuadra de Castilla.
Hay personalidades en esta provincia que aseguran que las argollas del Puerto servían para amarrar los barcos que, para contrarrestar los fueros de San Vicente de la Barquera desembarcaban sus fletes en Calderón. Todos los Palacios que había en Oreña, a excepción del de Quintana, han desaparecido. El último que quedaba en el Barrio de Padruno con el escudo de los Calderones, lo han trasladado a Santillana del Mar, y, los de otros barrios se derrumbaron ellos, al no ser reparados por sus dueños, así es que Oreña, con su Castillo también desaparecido, hoy solamente queda el de Quintana y no completo, pues hace años sufrió un incendio, perdiendo su primitivo valor.
El Palacio de Torriente, hoy dos casas ganaderas que su fachada principal y Escudo sirvió para cubrir el enorme corral, para librarse del barro, así como los del Barrio de Bárcena desaparecieron y hoy nadie sabe que existieron.
Nadie sabe a conciencia donde nació D. Alonso Ortiz Calderón, Señor de Oreña y Puerto Calderón, pero casi seguro, que sería en el Palacio del Puerto, donde desde niño se aficionaría las cosas del mar. Tampoco se oyó en el Pueblo de las acciones de Guerra que tomó parte este Almirante de la escuadra de Castilla.
10. MAHORTEO
A varios metros del Puerto, en dirección Sur, se encuentra el sitio de Mahorteo, donde aún se conservan unas higueras y restos de un edificio, también sabemos que fue habitado por Pablo Gurrea aquel marino Montañés  que, un día después de muchos años navegando como Contramaestre de un Naviero Americano, le llamó y le dijo:
-P´allá, en el valle de Santillana te aguarda una moza, desde hace años, toma esta bolsa y vete con ella.
Pablo   cogió aquella bolsa de monedas y llegando a su tierra, se casó y tuvo dos hijos, dedicándose a la pesca con una barca en el Puerto Calderón, construyendo su casa en Mahorteo.
Este lugar histórico, donde Pérez Herich cimentó su obra “La mujer Adúltera”, y que nace del hijo de Pablo (Ángel), el cuál estudió Náutica en Santoña.
Cierto día, cuando Pablo estaba tan ajeno, se presentó su antiguo Naviero y le dejó a su cargo una joven rubia que, tan pronto llegó Ángel, se enamoró de ella, y ya Capitán, se casó, pero cuando llegaba cerca de Santillana se cruzó con un coche de caballos en el que su esposa se  fugaba con cierto personaje. Esto era el regreso de su primer viaje como Capitán.
11. EL MOLINO DE SERRANERA
Este viejísimo molino, muy cerca del Puerto y que hace muchos años fue reconstruido con los últimos sillares del Palacio de los Calderones, es el sitio más solitario de Oreña. Los molineros que se sucedieron a lo largo de su historia fueron hombres bragados, pues pensando solamente en el rugido permanente de la Cueva de Oreña a pocos metros¸ no sé cómo podrían conciliar el sueño, pero que a pesar de esto ha estado siempre habitado.
En este molino ocurrió un caso que, si hubiese pasado hace muchos años, dirían que era pura fábula. Les tocó en suerte ser en aquella ocasión a Tía Lucinda y Tío Jorge, y se había criado con ellos un sobrino siendo niño aún, llamado Andrés Fernández Cayuso (1910-1980), actual propietario de dicho molino.
El molino, está separado varios metros de la vivienda y, una tarde, mientras Tía Lucinda y Andresín estaban maquilando en el molino, se metió en la cocina de la casa un raposo; nadie supo el tiempo que allí llevaba cuando llegó el Tío Jorge, el cual al verlo dio unos pasos atrás y cerró la puerta. Entró en la cuadra y agarró la pala de ganchos al tiempo que iba a la cocina diciéndole al Zorro “no intentes escapar, pues estás perdido”. Pero he aquí que, cuando Tío Jorge lo fue a clavar, el zorro pegó un salto y se escapó por la chimenea, exclamando Tío Jorge aquellas palabras históricas en Oreña: “Me has jodido”
12. LA CUEVA DE OREÑA
Esta cueva natural, capricho de la Naturaleza, es una boca rasgada en vertical sobre un centro donde se estrellaban las olas del mar, y a varios metros, otra en redondo al nivel del agua, en mareas altas se comunican dentro del castro pero muchos metros al interior, y el no tener salida, en el retroceso forman un ruido infernal conocido como un barómetro natural. El eco se oye desde los pueblos altos de la provincia, y su refrán popular dice:
“Cuando la Cueva de Oreña ruta, unce los bueyes y vete a por leña”.
El movimiento de las aguas se adelanta al temporal en muchas horas y es la causa de prevenir a los pueblos que ya lo saben de generación en generación. Es tal lo que impone esta cueva que cuando uno está cerca, los pelos se ponen de punta; quién no lo haya visto no lo podrá creer:
La zona de la cueva, desde el Mediajo hasta Calderón, es muy rico en percebe, además los más ricos del litoral pero tienen un precio muy caro pues el mar cobra un impuesto todos los años al reservar una sepultura para los mariscadores.
Si los que habitaron el pueblo de Oreña bien en la Prehistoria, lo mismo que los grandes pescadores de hace cien o veinte años se les pudiese decir que un hombre entró en la “toñada”, pasando al interior de la cueva, no se lo creerían, y el caso fue cierto, siendo así, la mayoría del Pueblo no lo cree, más el milagro ocurrió y voy a dar los detalles.
Vive en Oreña, donde nació cerca del mar José Manuel Jareda Martínez (1946) (Puchi) o (Nelo), desde niño, se destacó por sus extraordinarias cualidades físicas, sin que haya participado nunca en ninguna competición deportiva. El, muy aficionado al mar, bien como pescador o marisquero, y, este año pasado fue con un hombre-rana al mar, en ocasión en que estaba muy  bella al no hacer olas como se acostumbra a decir cuando el mar está en calma. Al llegar a la cueva y no ver movimiento le dijo al rana que era Marín Calderón, que le dejase el pantalón y la camisa de goma y después de discutir mucho, pues Marín se oponía, Puchi,  se metió en la cueva, donde en un momento cavó a unos treinta kilos de percebes y Puchi se introdujo de nuevo en la cueva. Cuando se disponía a cavar más percebes, por un misterioso fenómeno de los que el mar es muy rico y nadie acierta a comprender, empezaron a penetrar cientos de toneladas de agua por las dos bocas, cogiendo de sorpresa a Nelo que, tan pronto estaba a veinte metros de altura como se veía en el suelo, lo mismo que pluma al viento. Encerrado en la oscuridad dando de pared en pared metiéndole hasta el final y volviendo al centro de la cueva, pero sin sacarle de ella, y rozando todas las cavernas interiores.
En uno de esos críticos momentos, le subió al techo donde Nelo se agarró pero no pudo aguantarse y se dejó caer al agua, sin moral, rendido y falta de fe, al verse perdido, pero, su instinto de conservación le hizo procurar el último esfuerzo; se tiró al fondo de la cueva en dirección a la boca y, agarrándose a las piedras del fondo logró salir fuera a la superficie pero, completamente inconsciente. Merín al verle, pues le creía perdido, le tiró un neumático y a voces le hizo agarrarse a él, Nelo. Nelo salió con él, aunque nadando en dirección a alta mar. Fue serenándose y Merín siempre a fuerza de gritos, logró hacerle volver, pero Nelo fue a salir a mucha distancia de la cueva por el pánico que ésta le había metido en el cuerpo.
El resto del día, lo pasó Nelo sin hablar, ya recuperado, lo tuvo callado muchos días.
Esta aventura, nadie que conozca la cueva puede creerla, pero fue cierta, ahora, cuando le preguntan a Nelo, dice que pensó más en aquellos trágicos minutos que, en los veintisiete años de su vida.
13. SAN BARTOLOMÉ
Si las leyendas del Pueblo de Oreña, son muy pobres, no así las que tenemos al día, pues de generación en generación, se viene transmitiendo la de San Bartolomé, esta joya Mozárabe que su mayor riqueza es su pobreza y que nos dijeron nuestros antepasados que fue construida en el siglo IX.
Su arco que en su construcción sufrió un poco de variación y es lo que más llama la atención a los visitantes. Sus ventanas sin guardar simetría, parecen hechas por aficionados, lo contrario de su arco.
Esta Ermita, muy discutido lo Mozárabe por personalidades que la han visitado y que no concuerdan, pues hay alguno que la sitúa Ramiresca, otros posterior, etc.,  pero, repito que es la única leyenda que tenemos al día en el Barrio de Caborredondo en donde está enclavada y, sus vecinos apoyados por las autoridades hicieron verdaderos sacrificios para su reconstrucción y actualmente es el orgullo del vecindario.
Es tan vieja esta Ermita, que las figuras de sus canecillos por efectos de las inclemencias del tiempo están borradas, conservándose sólo las del ángulo muerto que representan dos tetas perfectas.
La comisión que reconstruyó ésta Ermita, no ha dejado de realizar gestiones para saber el paradero de la primitiva imagen de San Bartolomé, ya que el Barrio sabe que hace muchísimos años fue cambiada por otra de menor valor. Llegó cierto día a él un señor que le propuso al Sacerdote de aquella época, llevándole consigo. Al llegar a la fiesta, es corriente en días anteriores limpiar la Ermita y el Santo; ese día acuden viejos y jóvenes a visitarle, sin embargo, al año siguiente del cambio, llegó entre otros Tía Segunda que al ver al Santo dijo:
-Pero qué delgau te has quedau San Bartolomé.
A la risa de los demás, Tía Segunda se dio cuenta del cambio que le habían dado a esta imagen.
Quién se quedó sin la imagen fue la Ermita, que era la primera Parroquia con la que contó el Pueblo de Oreña.
14. SOCOBIO
Este remanso de paz, junto al fatídico Mediajo, es sin duda donde se conservan las cicatrices permanentes de la Era Mesozóica (Período Jurásico). A su derecha, piedras menudas, sus cuevas se resistieron a salir por los aires, ante aquella enorme explosión, con millones de toneladas de piedra viva, las cuales, al no, ceder salieron despedidas, dejaron unos huecos en media circunferencia, que aún se conservan como guardianes en espera, por si vuelve a repetirse.
En este sitio de Socobio, se derrumbó el pasado año desde unos cincuenta metros de altura, una media tonelada de tierra que al llegar al suelo se convirtió en almejas petrificadas. Estas almejas, junto con el bloque desprendido, resultaron ser una tierra arenosa y a su caída salieron despedidas por toda la lastra, en subiendo la marea las llevó también, que daban la impresión de haberlas sacado del mar. Entre éstas había también algunos caracoles marítimos  de gran tamaño y, parece ser de una especie distinta a la conocida hoy en nuestras costas, y lo mismo ocurre en otros lugares de este Pueblo, lo que nos demuestra que en otros tiempos fue una enorme ría, en donde desembocaban dos grandes ríos, teniendo sus respectivos lugares de nacimiento en la hoy cueva de Cualventi y la llamada de Cotera. Estos ríos debido a la enorme convulsión sufrida, se perdieron, apareciendo metros más abajo del que se llamó el Torco. También la actual generación lo vería desaparecer por el año 1938, debido, creemos, a un pequeño temblor de tierra ocurrido en el mes de octubre de ese año.
15. EPÍLOGO
Oreña, Pueblo que fue patrimonio de la Reina Doña Urraca, con Cóbreces y Novales forman el Valle de Oreña. Este pueblo dio mozos fuertes, como todos los ribereños que participaron con su Almirante en todas las acciones de la Escuadra de Castilla. Hicieron causa común, para que se les concediera por dos veces Fueros a la Villa de San Vicente de la Barquera. Que dio grandes hombres a la Patria lo mismo en el terreno cultural que en el militar, que ya mencioné.
Si esto se sabe es debido a los hombres que integra la Institución cultural de Cantabria. A estos abnegados miembros que en silencio y con celo, trabajan constantemente por dicha Institución, para que no quede en el olvido ningún hecho histórico de nuestra Patria Chica, Cantabria, pues lo mismo que le ocurre al Pueblo de Oreña, es general en la Provincia; sus archivos desaparecieron, y si la actual generación sabe algo de la Historia de sus pueblos se lo debemos a ésta estupenda Institución.
Al llegar la Parcelaria
Se quitaron los jarales
Los Miruellos no hacen nido
Pues no quedan ni bardales
Los erizos ya no crían
Se acabaron los rincones
Y todos en fila india
Se fueron por los Varones
Al llegar a Cabezón
Vieron un jeep en la mies
Y al ver los parceleros
Regresaron otra vez.
Pero al llegar a Rodero
Una urraca los paró
Por no quedar un laurel
Desde el suelo les gritó
Se comen hasta los hisos
Se cavan ya las linderas
Y en la llana de Cubías
No quedan ni las higueras
Tengo sed dijo un erizo
La fuente está tapada
Si es que quieres beber agua
Tiraos por las Bragadas.
Estas gentes de hoy en día
No es como la de antes
Pues no quieren comprender
Que con un metro hay bastante.